Más de 400 partidos semanales suman para el Balón de Oro

22 enero 2020

Los más de 400 partidos semanales que se programan de fútbol y fútbol sala desde prebenjamines hasta infantiles son los que se valoran por el Proyecto Buen Rollito -Balón de Oro-, en el que se puntúa la deportividad de todos los protagonistas tanto dentro de los terrenos de juegos como fuera: desde los futbolistas federados (niños y niñas) con unas edades comprendidas entre los seis y los catorce años, como de todos los intervinientes en esos encuentros. Todo se valora. Es decir, los campos de fútbol son lugares de convivencia. Indudablemente las enseñanzas del deporte son innegables, pero la educación es incuestionable que pasa por la que se da en las casas.

Esos valores que se encuentran en el deporte son la convivencia en grupo, el respeto a sus rivales, los referentes, los aficionados, también las instalaciones y la deportividad. Y ese es el sentido del proyecto Buen Rollito y en concreto del Balón de Oro. 

Para hacer una idea, alrededor de cinco mil niños y niñas se concentran cada fin de semana en torno a un balón para hacer deporte y adquirir los comportamientos deportivos y personales que dan el fútbol. Por eso es importante que las familias se involucren en el sentido de la deportividad. Lo más relevante debe ser que el niño o la niña disfrute y aprenda lo positivo que es hacer deporte que, incluso, va por encima de los triunfos de sus equipos.

Por eso es importante que todos los pongamos de nuestra parte para el espacio de convivencia que supone un campo de fútbol marino algo positivo para los niños y niñas y no todo lo contrario. Más allá de cualquier circunstancia que pase sobre el terreno de juego, están esas otras cosas que sirven para evitar sucesos desagradables. Con la implantación del Balón de Oro y la participación de todos, se está logrando que cada vez pasen menos cosas desagradables. Los entrenadores-monitores de los equipos deben seguir colaborando a la hora de rellenar los formularios y no, en algunos casos, cuando el resultado no le ha ido bien a su equipo, echar la culpa al árbitro y no rellenar dichos formularios.